Bloque

Entorno

Pocos lugares tienen el encanto de lo auténtico con la fuerza de un paisaje natural protegido. El Parque Natural Cabo de Gata-Níjar es un destino ideal para los que buscan desconectar, pero también para los que quieren disfrutar de actividades en la naturaleza, una gastronomía única y un gran legado cultural.

Finca Maltes

Finca Maltés del Fraile está pensada para formar parte de manera transparente del propio entorno en el que se encuentra, como una continuación natural del paisaje.

Su arquitectura está basada en los cortijos tradicionales de la zona y prácticamente desde cualquiera de sus lugares se puede disfrutar de las impresionantes vistas del Parque.

Vista aerea
Cielo

Playas vírgenes como las de Mónsul y Genoveses (a tan solo diez minutos en coche) con aguas transparentes y fina arena han conseguido una merecida fama internacional.

Además el Parque Natural tiene mucho más que ofrecer: pueblos pesqueros que conservan tradiciones milenarias, cielos ideales para los aficionados a la astronomía y decenas de rutas a pie o en bicicleta que combinan el interés paisajístico de origen volcánico con su gran legado cinematográfico.

Finca Maltes

Y todavía esconde muchos más secretos para los viajeros más activos: a lo largo de su costa, se alternan pequeños pueblos que antaño rebosaban vida con el negocio salinero o las minas con calas casi escondidas como la Cala del Plomo o el Playazo de Rodalquilar.

El Cabo de Gata puede presumir de contar con alguna de las más hermosas playas vírgenes que quedan en Europa y ofrecer también una oferta de ocio, artesanía y gastronomía que merece la pena descubrir a tu propio ritmo.